¿Es realmente Ramón Laureano un gran defensor?

¿Es realmente Ramón Laureano un gran defensor?

Ramón Laureano es conocido por ser un gran defensor, todos amamos ver sus highlights defensivos con jugadas muy famosas como esta:

Sin embargo, no ha sido el gran defensor que todos creemos ver. ¿Por qué?

En 2019, Laureano tuvo su peor temporada defensiva, costándole -8 carreras a los Atléticos de Oakland y un UZR de -3.0. Ultimate Zone Rating (UZR), pone un valor en carreras a la defensa, tratando de cuantificar cuántas carreras salvó o permitió un jugador a través de su destreza (o la falta de ella).

Uno de los componentes del UZR es el ARM (outfield arm runs), que muestra las carreras por encima del promedio que un jardinero salva con su brazo previniendo que los corredores avancen. En 2019, Laureano posteó el mejor ARM de la MLB con 6.9. Entonces, ¿Por qué su UZR fue negativo?

Otro de los componentes del UZR es el Range Runs (RngR), que mide en carreras el alcance de un fildeador. En esta estadística, Laureano consiguió -7.6, siendo el segundo peor de 2019 solo detrás de Starling Marte (-9.5).

Por suerte, Laureano es consciente de las cosas que debe arreglar para ser un mejor defensor, y a partir de 2020 comenzó a mejorar sus números. Si comparamos la desastrosa temporada de 2019 con 2021, podemos notar su avance.

Si vemos los componentes de las DRS, podemos confirmar que donde Laureano ha presentado problemas es con su alcance y posicionamiento (R/P):

Para mejorar, Laureano decidió jugar más profundo para llegarle a más batazos, aunque eso implique que tenga que restarle prioridad a su brazo.

Por eso vemos que su ARM ha disminuido de 6.9 a 2.6 y el porcentaje de corredores puestos out en intento de avanzar (Kill%), disminuyó de 3.2% en 2019 a 1.9%. Pero pasó a jugar más profundo, de hacerlo en un promedio de 321ft en 2019 a 326ft en 2021, por encima del promedio de la liga en el jardín central que fue de 322 pies. Este ajuste lo ayuda a convertir más batazos en out, batazos que alcanzan más profundidad.

Esto lo evidenciamos positivamente en los Outs Above Average (OAA), o batazos convertidos en out por encima del promedio. Los outs por encima del promedio para los jardineros comienzan con la probabilidad de captura, que toma la distancia que debe recorrer un jardinero, el tiempo que tiene para llegar allí y la dirección en la que viaja para poner un porcentaje de probabilidad de captura en cada bola bateada.

Si un jardinero recibe un batazo con una probabilidad de captura del 75% y lo atrapa, recibirá un crédito de +.25. Si falla, recibirá -.75, lo que refleja la probabilidad de que otros jardineros atrapen esa pelota.

Laureano pasó de -7 OAA en 2019 a 3 en 2020 y -1 en 2021. Con -4 cuando juega atrás a diferencia de un -8 en 2019.

Pero entonces, ¿Qué tiene que mejorar el dominicano? Uno de los principales problemas del jardinero al fildear, es como persigue los batazos. Por suerte tenemos una herramienta que nos permite verificarlo.

El “Jump” nos muestra cuales jugadores reaccionan más rápido y toman las mejores rutas en los jardines. Se define como: “cuantos pies cubrió en la dirección correcta en los primeros 3 segundos luego del release del lanzamiento”.

El Jump está compuesto por tres elementos:

-Reaction: Pies cubiertos en los primeros 1.5 segundos. Es una manera de medir el primer paso del fildeador.

-Burst: Pies cubiertos en los siguientes 1.5 segundos. Se puede ver como una forma de medir la aceleración.

-Route: Compara los pies recorridos en cualquier dirección con los pies recorridos en la dirección correcta durante los tres segundos.

Todos ellos se miden en “pies crudos”, pero se muestran como “pies por encima o por debajo del promedio.

Conociendo esto, pasemos a ver el caso de Laureano.

Es uno de los jardineros que mejor reacciona a los batazos, siendo el segundo mejor tanto en 2019 como en 2021.

Sin embargo, tiene problemas luego de dar el primer paso, es decir, en su aceleración (burst). Y se evidencia que no toma la mejor ruta para buscar los batazos, siendo en 2019 el quinto peor jardinero (-1.3), y en 2021 el tercero peor (-1.4), solo detrás de Enrique Hernández (-2.2) y Trent Grisham (-1.8).

En conclusión, la fortaleza de Ramón Laureano es su potente y certero brazo. Sin embargo, su alcance y la manera que busca los batazos no es la mejor. Luego de una desastrosa temporada defensiva en 2019, decide comenzar a jugar más profundo para poder llegarle a más batazos, aunque con esto debía restarle prioridad a su brazo.

Aun así es un buen defensor, cuando pueda conseguir una mejor ruta, donde le llegue mejor a los batazos, podrá superar sus debilidades.

Por Rosa Cuevas

  • Otras Noticias
Alex Luna Administrator

Periodista especializado en deportes / Comentarista de los Toros del Este / Co-conductor de Deportes 107 / CEO en SI Deportes RD.

Sigueme en